El aumento del nivel de agua sitúa a la presa de las Tres Gargantas en su momento de más riesgo