El ataque contra un autobús en Guatemala fue dirigido desde una cárcel, dice un fiscal