Los automovilistas madrileños tienen cinco veces más posibilidades de perder el carnet que los de Barcelona