La autopsia al cuerpo del niño de 13 años de Córdoba determina que murió ahogado