La autopsia revela indicios de que los menores tomaron somníferos sin desechar otras causas