Los cuerpos de la familia de Tenerife estaban cuidadosamente colocados sobre la cama