La autovía fantasma de los 18 millones que solo sirve para pasear