¿Qué podemos hacer cuando el pánico desata una avalancha?