La lluvia y el viento ayudarán desde el jueves a deshacer la nube de cenizas del volcán islandés