Una bacteria del suelo es la posible solución para eliminar tumores