Un bailarín con sobrepeso demuestra que la danza también es para tallas grandes