El baile erótico que pudo convertirse en tragedia