Los bajitos tienen más riesgo de sufrir infarto