La fiesta de una mujer británica termina cayendo desde una octava planta