Las banderas ondean a media asta en el IKEA de Estocolmo por la muerte de su fundador