Los bañistas ignoran las advertencias de los socorristas y la bandera roja que prohíbe el baño