El banquete de contagios se cocinó durante las Navidades