Un bar del barrio madrileño de Aluche aprovecha la gran nevada para hacer una barra de hielo