El dueño de un bar bloquea la señal móvil para que sus clientes hablen entre sí