Barcelona, a la cabeza del ranking de delincuencia