Barcelona intenta recuperar el pulso turístico con el Mobile World Congress