La España de los bares deja paso a la España de los restaurantes