La barriga cervecera es un mito, según un estudio médico