Cada año las familias españolas tiran a la basura más de un millón de toneladas de comida