La batalla de los Ayuntamientos contra los perros