La bebé fallecida en Guipúzcoa estaba debajo de un coche aún con restos de placenta