La pequeña Teresa y toda su familia sobreviven milagrosamente a la tragedia