Asier llega con una panadería bajo el brazo