Su bebé le salvó de morir por la anorexia