Llevar a los bebés en el sentido contrario a la marcha, más seguro