Los refrescos con gas producen agresividad, déficit de atención y retraimiento en niños