500.000 niños pierden con la llegada del verano la beca de comedor