Los comerciantes de un barrio de Sevilla, hartos de tantos robos