Avalancha de gritos contra Bernardo Montoya, el asesino confeso de Laura Luelmo