Temor y blindaje en Barcelona ante la llegada de los radicales del Lyon