Una bloggera tendrá que pagar un millón de dólares por inventarse que tenía cáncer