Tres días de luto por la muerte del bombero de Antequera, un padre de familia de 48 años