La difícil jornada de un bombero: A rastras con una bombona en llamas