Los bomberos hallan los dos últimos cadáveres de los siete sepultados en un derrumbe