Ámsterdam emplea como barrenderos a alcohólicos y les paga con cervezas