La borrasca Helena se marcha pero el norte sigue sufriendo sus consecuencias