La borrasca Karine trae de vuelta al invierno: viento, lluvia y nieve en toda la península