Una botella de plástico puede contener más gérmenes que un váter