Una botella de sidra enfrenta a asturianos con un cántabro