El ministro brasileño de Defensa confirma que los restos divisados en alta mar son del Airbus