La bravuconada de un crucerista le cuesta tres días de dolores y la expulsión de por vida