Una británica denuncia a su agencia de viajes porque había muchos españoles en Benidorm