Un ensayo británico muestra que la vitamina B detiene la pérdida de memoria