En libertad con cargos los dos británicos que dieron una brutal paliza a otro compatriota