Con 14 años se enfrenta a una condena por asesinato por una broma mortal